SOY CAMINANTE

¿Que no soy nada?

Soy caminante, y como tal,

voy tallando pisadas

donde la tierra

-diluída en agua-

engendra su barro.

 

Soy...

furtivo relámpago

y embellezco el estridente trueno

con mi rayo mortífero de luz,

esclareciendo el alba.

 

¿Que no soy nada?

Soy...

Mañanera bruma,

y corono la montaña con motas de algodón.

Soy niebla,

y como afilada guadaña,

corto el camino del horizonte,

mostrándoos el sol.

 

¿Aún creéis que no soy nada?

Soy...

Pino, abeto, encina y sauce llorón.

Soy, la abrupta rama,

y ostento al cielo mis brazos informes,

rasgando la inmensa vestidura 

de la etérea nube

cubierta por negro crespón.

 

Si aún lo dudais...

dejad que, lagrimeando el rocio

cubra la hiedra de escarcha,

que, trepando a su albedrío,

escalará mi natural presencia

el verde color de su gasa.

 

¿Que no soy nada?

¡Bah!

Soy, de la eterna fuente

vida propia en la materia,

dibujo en el arco iris

los colores de mi esencia,

 

...y, si aún no sabeis quién soy,

buscadme donde amanezca...

un rayo de sol furtivo

inundando la pereza,

de un bosque, sin más aliento

que el de mi nombre:

Naturaleza.