JUNTO AL VERDE ABETO

Imploro a Dios su poder

pues exiliado me hallo

y a mi tierra he de volver

por sentirme marginado...

 

de verdes valles y azules cielos,

de claustros sombríos

y mares abiertos.

 

He de llevarme, si no peco,

un trozo de norte

con bellas marismas

al río seco,

y he de llorar...

junto al verde abeto

bajo el sol radiante

que en mi tierra tengo...

por querer plantarte

en el árido huerto.