CON LOS DIENTES PRIETOS

Con los dientes prietos

y en las venas tu nombre.

 

Sobre una sábana.

Desnudo.

Morada.

 

Con olor a amante

pertinaz en su empeño

y en la alforja vacía

un débil te quiero...

 

Ya...

sin amigos,

ni poesía.

 

Abierto por

y para siempre

al recuerdo.

 

Morir.

Sin importarme

los grados

de la frente.