LA DANZA

No espero de ti, muerte, la vida.

 

 

Tú, sombra,

 

 

no romperás mi silencio,

 

 

y callarás, como yo, al tiempo

 

 

de ver mi alma cautiva.