COMO EL HUMO

 

 

                                                                                                                                                                      Cuando cesen mis ojos de mirar al cielo,

                                                                                                                                                                      quizá mire al hombre…

                                                                                                                                                                      Aunque dudo si preguntarle

                                                                                                                                                                      quién soy.

De nuevo,

el mismo hedor acaba de recordarme que

sólo me falta un rato de vida más.

Un suspirar de fe, entre tanta ceniza.

Un abrazar el tiempo fuera de sí.

 

Pero yo, como el humo, he sido inestable;

aunque a menudo consciente

de que mi peregrinaje

lo obtuve sosteniendo una lucha,

casi a diario, con mi identidad.

 

Después de todo…

el único diploma que ostento es

haber conocido de cerca la altura del cerco

donde guardan la libertad aquellas personas

por las que he usado los verbos más comunes y,

por las que no habría de nacer.

 

Pero yo, como el humo, también he viciado

los salones sin permiso, y los he cargado

de esperanza

de amor y... de asco.

 

 

Porque hasta ahí, puede que haya tenido suerte…

Después de todo a lo peor no es tan malo mirar al hombre,

siempre de nuevo, pero… dos veces.