PORQUE ASÍ LO QUIERE EL HOMBRE

Porque así lo quiere el hombre

y casi Dios...

Habré de prolongar mi existencia un rato más.

Así.

Paladeando la saliva

-como si en ello me fuera el cuarto mandamiento-

 

Sin romper las prisas

- y aunque no lo quieran todos-

lucirá mi última noche, cuando llegue,

el brillo secular de una estrella con siete puntas,

oculta hasta ahora

por miedo...

a que el galáctico roce

quebrara su virginidad.

 

Porque así lo quiere el hombre y casi Dios...

Así sea.