SÓLO DESPUÉS QUE LA CALMA

 

 

 

Sólo después que la calma

 

inspire su último bocado de angustia

 

y me decida ser,

 

lograré resarcirme del contrato con la vida

 

para haceros partícipes

 

de mi júbilo.