A BILBAO

 

 

 

¡Sumérgete!, ola bravía. Noctámbula.

Riza al alba tu cresta pura.

Tu encanto de hembra afrodisíaca.

 

Rómpete una y mil veces

hasta herir de muerte

el falso entorno de tu aura

y ahonda el cieno de tu patria sumergída

-Marinera de bruces al arpón sonriente-

 

¡Baila para mí, lengua latente!

Empápame el busto

golpea mi frente y enfría

la sangre que retorna de tu vientre

hacia la ría.

 

Bilbao te espera. Sumergido. Como tú.

-Entre el holocausto de Iturribide

y el casco viejo.

Entre la plaza Unamuniana y la Ribera

y bajo el puente de Rontegui.

Sí.

Ola.

...Por si vinieras.