NO TENGO POR QUÉ PEDIR

No tengo por qué pedir

 

a nadie permiso

 

para bajarme

 

de este reloj

 

al que me han subido.