YACEN INERTES

 

 

 

Yacen inertes

sobre la hierba de un prado

que pierde el color natural de su verde.

 

A veces,

también golpean su cuerpo maltrecho

contra las paredes cóncavas

del sueño en que viven.

 

 

Reciben el soplo del viento junto

a las notas de un “Yesterday “

E insensibles, acarician la gasa de humo

que exhalan sus venas,

hasta que llegan al éxtasis verbal

y engendrando la frase

descubren que es…

 

Demasiado tarde.