¿SERÁ?

 

 

¿Será la muerte, la presentación brusca del alma?

 

¿Será el constante anhelo del que sufre?

 

¿Será el condicionamiento febril de la mente por encontrar la expansión del otro yo?

 

¿Será la sensación de haber vivido eternamente?

 

¿Será la manifestación del cuerpo plural por singularizar su contenido?

 

¿Será, en el ser racional, el manuscrito –sin rúbrica- de su propia obra?

 

¿Será pasión?

 

¿Será cometido?

 

¿Será la última comedia representada en vida?

 

¿Será el intercambio definitivo del tiempo por uno mismo?

 

¿Será el acometimiento de un viaje inusual, pero establecido?

 

¿Será un pasaporte para darse a conocer?

 

¿Será el souvenir de haber sido?

 

¿Será?