HOY SE ME HA HECHO TARDE

Hoy, se me ha hecho tarde.

No volveré a verte nunca más.

Hoy, se me ha hecho tarde.

 

Mi voz, reencarnada, 

llamará sin pasión a tus oídos,

-tan sordos como lo fueron ayer-

 

Emitirá el eco especial

de un sonido de campana...

desprendiéndose al vacío

y ...tú, mi imposible amor,

descubrirás la mañana

vestida, quizá de rocio,

sin apenas darte cuenta

de que luce un nuevo sol.

 

¡Oh Dios, cuánta indiferencia...

 

Pero...se me ha hecho tarde.

 

Demasiado tarde 

para que una línea divisoria,

exenta de todo trazo,

profundice en mi eterno lecho,

forme mi cuerpo de barro,

sane el corazón desecho,

seque mis ojos del llanto

por el vehemente deseo

de darte mi último abrazo.

 

Hoy, se me ha hecho tarde.

Sí.

Eternamente tarde.