LA CEREMONIA POR LA VERDAD

 

 

 

La ceremonia por la verdad

 

 

ha de ser comprendida

 

 

como verdadero signo de fe.

 

 

Pero...¡Dios mío!

 

 

Tengamos prudencia.