SOLA

 

 

Recorriendo el lenguaje del hombre,

dejo de importarme, a mi manera.

 

Sola,

abandono el maquillaje

y llamo embustero al espejo

que aún te nombra.

 

Ya serena, pero sola,

me confieso,

me rebelo ante la Cruz

de tu dócil maestro.

 

Y voy de nuevo

hacia el placer que busco,

peregrinando

al humedal de esta noche de lujuria

 

Sin embargo, sigo sola.

Con el miedo de mi norte

cobijando

tu

nombre.