CUANDO SUENAN AL OCASO

                                                                                                                    (A María Zambrano)

Cuando suenan al ocaso

-sin permiso-

las campanas de la iglesia

-de mi pueblo-

voy ligero,

preguntando quién ha puesto los ojos en el cielo

y auscultando el firmamento

sigo andando

hacia esa catedral del “Creo en Dios padre…”

 

Cuando suenan

-sin permiso-

miro a Dios

-con la rabia sostenida-

(Como quien mira al ladrón que te ha llevado)

 

A sus ojos, mi pregunta

es un serio compromiso. Lo sé.

Sé que no soy digno.

Aun así,

las campanas ya han tocado.