LOS DOGMAS RELIGIOSOS Y LOS ESTADOS ANÍMICOS