LO MÁS CRUEL DE TODO

 

 

Lo más cruel de todo:

 

 

 

                                       Después de llorar

 

                                                    nadie podrá ya,

 

                                                                 lapidar tu sonrisa.